12 de noviembre de 2012

Israel y el derecho a su legítima defensa




Es innegable la gran ola de especulación, ansiedad y temor colectivo ante la probable situación de que Israel se vea forzado a una eventual guerra defensiva en todos los frentes.

Los actuales acontecimientos en el Medio Oriente no son novedosos ni sorpresivos pues el desarrollo del conflicto continúa en crecimiento y el gran interrogante es saber lo que ocurrirá en el corto y mediano plazo.

En mi opinión, se aproxima para Israel una realidad de escenarios altamente conflictivos que pueden amenazar seriamente su seguridad aunque cuente con grandes recursos éticos, humanos, tecnológicos y militares a su favor.

Cicerón nos decía que la legítima defensa: "Es de derecho natural defenderse del enemigo, es una ley sagrada, ley no escrita, pero que nace con el hombre. Ante un ataque injusto, todo medio de salvación es legítimo."

La legítima defensa es una reacción natural, necesaria, justa y proporcionada que se realiza para neutralizar, anular o alejar cualquier peligro de un ataque artero, desproporcionado, devastador e injusto. Si una nación o comunidad renunciase a su legítima defensa quedaría indefensa y a merced del cualquier ente hostil que quisiera destruirla.


¿Quién nos asegura que si Irán tiene hoy su bomba atómica no la usaría ya mismo?

¿Quién nos asegura que si Irán tiene hoy su bomba atómica no la transferiría a Al Kaeda, a Hamas o a la Hezbollah?

¿Quienes estarán dispuestos a detenerlo antes de que sea demasiado tarde?

¿Israel estará haciendo uso de su natural derecho a sobrevivir?

¿El mundo civilizado estará haciendo uso de su natural derecho a sobrevivir?

¿No habremos cruzado inexorablemente esa delgada línea roja?

¿Israel puede utilizar su natural derecho a su defensa?

¿Usted qué opina?






Dr. Guido Maisuls
Buenos Aires, Argentina.

"En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario" George Orwell.

2 comentarios:

Eleonora The Light dijo...

Mi opinión es que Israel tiene que dormir con un ojo abierto y estar siempre preparada para la eventualidad de un ataque, puesto que la defensa propia es un derecho, además de natural, internacional tal como lo dejara muy claro Francisco de Vitoria cuya efigie preside la entrada de la ONU.
Claro que, algunos dirán otra cosa...
Cogiendo el rábano por las hojas manipulando e inventando circunstancias en las que Israel aparezca como agresora sólo por el mero hecho de existir.

Un saludo y buenos días.

Claudedeu dijo...

Mi opinión es semejante a la de Elonora, y es que Israel tiene sumado un problema adicional: el del conflicto asimétrico a ojos de los medios de comunicación, que informan de lo que quieren para enquistar en la mentalidadp pública que Israel es un Estado genocida.