15 de abril de 2010

¿Estamos perdiendo la guerra mediática?




A mis queridos lectores:

En los últimos tiempos ocurren hechos novedosos en este extraño mundo en el que vivimos, aparecieron nuevas y maravillosas tecnologías que pueden ser utilizados para el bien de la humanidad o para difundir mentiras y calumnias. Hoy, todos somos testigos concientes de los incrementados y demoledores ataques mediáticos a los que esta expuesta la causa de Israel y de las comunidades judeas del mundo.


Los observamos y lo palpamos en los medios gráficos, televisivos y también en el llamado mundo virtual, en las denominadas redes sociales como ``Facebook'', ``Twitter'' y ``Youtube'', en los variados sitios de Internet, en los foros y en los blogs. Ataques mediáticos que buscan promover en multitudinarios y desprevenidos públicos, la mentira, el terror, el racismo, la judeofobia y la zionofobia.


Dichos ataques mediáticos son simples tácticas de una estrategia mayor, están circunscriptos dentro de lo que hoy llamamos la Guerra Mediática, que es un auténtico conflicto bélico donde se utilizan los medios tradicionales, el ciberespacio y las nuevas tecnologías de las comunicaciones como el escenario de esta gran guerra virtual en lugar de los campos de batalla tradicionales.


La herramienta defensivas que se viene utilizando desde hace algún tiempo por el Estado de Israel y por ciertos grupos independientes (generalmente con resultados muy pobres) para contrarrestar estos ataques mediáticos, es la denominada Hasbará ("explicación o esclarecimiento")


Estos grupos independientes somos los escritores, comentaristas y blogueros, valerosos ante los ataques externos, comprometidos hasta el tuétano con la justa causa del judaísmo y del sionismo, muñidos con una formación humana, cultural y académica del nivel mas profundo.


Actuamos en todos los países del planeta y en el mismo Israel con nuestra humilde herramienta web, nuestro esforzado trabajo voluntario y un compromiso sin igual, emergemos al mundo a través del ancho espacio cibernético para esclarecer a los confusos, informar a los desinformados y defender contra viento y marea la legitimidad del único estado democrático del medio oriente y sus derechos irrenunciables a existir y a realizarse en su hogar nacional en la Tierra de Israel.


Nuestro elevado compromiso y los muy exiguos recursos materiales nos lleva a batallar de manera cotidiana e incansable pero también dispersa y anárquica, sin ningún tipo de apoyo económico-financiero-anímico de los centros de decisión israelíes y de las comunidades e instituciones judeas del mundo.


Realizamos una doble tarea de Hasbara interna y externa muy necesaria, pues hemos comprendido a través del tiempo que los niveles de desinformación, de ignorancia de las tremendas realidades que nos acosan cotidianamente son moneda corriente entre nuestros hermanos judeos y en la humanidad toda. Una Hasbara que hoy es crítica y vital para todos los públicos del mundo y también dentro del mismo Israel donde muchos medios desinforman y confunden tanto como en lo que nosotros llamamos la Diáspora.


Mi sincera sensación es que muchas de estas batallas de la denominada "guerra mediática" la estamos perdiendo transitoriamente. Quizás no es toda la responsabilidad del Gobierno de Israel o de nosotros los dispersos y voluntarios escritores, comentaristas y blogueros del mundo sino porque estamos viviendo complejas épocas donde la judeofobia y zionofobia arrecian activa y violentamente desde los cuatro rincones del planeta y lamentablemente arrastran hasta a muchos de nuestros hermanos del mundo.


Reconozcamos que nuestra situación en esta guerra mediática de hoy en día, es desastrosa no solo para Israel sino también para las comunidades judeas y los ciudadanos dignos y libres del mundo que tienen su destino demasiado unido al de la existencia de Israel aunque "aun no sean tan concientes de ello".



Por todo lo hasta aquí expresado y:

ü Ante la actitud prejuiciosa de jefes de estado, diplomáticos, periodistas y formadores de opinión de juzgar al Estado de Israel y a sus fuerzas de defensa, con parámetros inquisitorios y descalificativos que no utilizan con otras naciones y ejércitos del mundo en similares circunstancias.


ü Ante la fijación obsesiva de jefes de estado, diplomáticos, periodistas y formadores de opinión de centrarse en el conflicto árabe israelí y en las acciones de Israel como si fuera el único, el mas sangriento y el mas violador de los derechos humanos.


ü Ante la motivación irracional de prestigiosos académicos, profesores universitarios, grupos de derechos humanos para demostrar los supuestos propósitos racistas, genocidas e imperialistas del ideario sionista de seguir construyendo el hogar judeo en la tierra de sus ancestros.


ü Ante la expresión encubierta de la judeofobia de todos los tiempos, de los nazifacistas tradicionales, del actual islamofacismo, de los pseudo progresistas de la izquierda antisionista y del fenómeno del auto odio patológico de numerosos intelectuales judeos.


ü Ante la necesidad justificatoria de los negadores de la Shoah, de los banalizadores del genocidio nazi de acusar al movimiento sionista de haber utilizado el evidente exterminio de millones de personas como un excelente pretexto para despojar de sus tierras a los supuestos auto refugiados palestinos y a las naciones árabes.


ü Ante la manifestación solapada de racismo globalizado contra el legitimo derecho del Pueblo de Israel a vivir en su propia Tierra ancestral.


ü Ante la negativa al pueblo de Israel del derecho inalienable a crecer y realizarse en su tierra ancestral.


ü Ante el cada vez mas no disimulado deseo de desmantelar el Estado Judeo y Democrático de Israel y reemplazarlo por una republiqueta islámica mas, en este salvaje Medio Oriente.


ü Ante la fijación obsesiva de jefes de estado, diplomáticos, periodistas y formadores de opinión de poner al Gobierno, Instituciones y Pueblo de Israel de rodillas ante la comunidad Internacional.


Nosotros los escritores, comentaristas y blogueros que batallamos de manera cotidiana e incansable pero también dispersa y anárquica, sin ningún tipo de apoyo económico-financiero-anímico de los centros de decisión israelíes y de las comunidades e instituciones judías del mundo.


Solicitamos a todos Ustedes:


v Al Estado de Israel


v A las Comunidades Judeas del Mundo.


v A los gobernantes de los países democráticos y civilizados.


v A las Instituciones y Fundaciones de bien público.


v A los Medios Periodísticos de Información.


v A las diferentes expresiones religiosas y espirituales judeas y de otros credos.


v A los Benefactores y Filántropos.


v A las Instituciones sociales, culturales y deportivas de Israel y del mundo.


v A los actores sociales e institucionales con poder de decisión.


v Al honorable ciudadano como tu o como yo.


v A quien escuche y comprenda.


Necesitamos de todos Ustedes:

Un gran apoyo económico-financiero y un fuerte sostén anímico, espiritual, de reconocimiento público y privado a todos nosotros, quienes continuaremos batallando de manera voluntaria, cotidiana e incansable por la continuidad histórica de Nuestro Pueblo de Israel.

Guido Maisuls

(15 de abril de 2010)

Kiriat Bialik, Israel, IL


http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/



Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuando?

(Hillel)

3 comentarios:

Eduardo de la Fuente dijo...

Así será, al menos por mi parte, en la medida de lo posible.

Reciba un cordial saludo.

eltauromquico dijo...

Creo que la manera de enfrentar los problemas que tienen es dehacerse de creerse que son diferentes de la gente del resto del mundo. Para ir a vivir a Israel hay que ser judio, los que no lo son no tienen cabida. Si ustedes se hacen parte igual a los otros seran aceptados. Ustedes tienen la misma raiz racial y religiosa que los arabes ¿porque no lo lanzan al mundo? Yo entro a la web Fulvida en busca de conocimiento y el rabbi en su pagina nos muestra que esta "temeroso" que la información "sirva" para herir a Israel. Ustedes son un pais poderoso ¿porque tienen miedo? Usted pide dinero, Fulvida tambien y que se dice en la historia: que los judios solo piensan en dinero y que su vida gira alrededor del dinero. ¿Se da cuenta que cometen un error? Tienen que lavar con palabras y hechos la opinion desfavorable que tiene el mundo de ustedes. Yo jamás conocí a ningún judio, no tengo nada contra ustedes y lo unico que les pido es que me hagan participe de sus conocimientos relativos a la religión. Si ustedes creen o creen en Jesús no me interesa, allá cada uno. Reitero haganse parte del mundo y parte de sus problemas acabaran. un abrzo

Anónimo dijo...

fulvida es mesianico no judio