26 de febrero de 2015

El apaciguamiento de Occidente


¿Cual es hoy la actitud de los países occidentales hacia Irán? 

Irán y las grandes potencias alcanzaron un acuerdo sobre negociación nuclear en Ginebra. El acuerdo alcanzado entre el G5+1 (Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, Alemania y China) e Irán pretende ser un hecho histórico de la actual diplomacia y promete paralizar definitivamente el desarrollo del programa nuclear iraní en la próxima década.
Hoy, Irán no ha otorgado ninguna señal que permita despejar las dudas sobre si su programa atómico tiene un objetivo nuclear militar, según un informe publicado en Viena por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA): “El Organismo no está en posición de dar garantías creíbles sobre la ausencia de material y actividades nucleares no declaradas y, por tanto, de concluir que todo el material nuclear en Irán es para actividades pacíficas”.

Luego de este enorme logro diplomático de Irán, sin dudas el más grande de los últimos tiempos, las potencias mundiales han premiado a Irán levantándole los embargos económicos y dándole el precioso tiempo para continuar en su carrera armamentista.

El reconocido jurista y Profesor de la Universidad de Harvard, Alan Dershowitz, llegó a la conclusión que el presidente de los EE.UU. Barack Obama puede convertirse por su conducta apaciguadora hacia Irán en el nuevo Neville Chamberlain, el último primer ministro británico cuyos esfuerzos para apaciguar a la Alemania nazi precipitaron la Segunda Guerra Mundial.

En un trágico ataque de “sincericidio”, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró que Israel y sus aliados del Golfo “tienen buenas razones para ser escépticos sobre las intenciones de Irán”.

Occidente cierra así sus ojos frente al poder destructivo del régimen clerical de Irán por medio de una política de apaciguamiento que está llevando al mundo a un seguro desastre mundial por medio de grandes concesiones a este régimen en las actuales negociaciones nucleares.

Irán se ha convertido en un fenómeno que desde la revolución islámica (1978-1979) Occidente aún no termina de entender.

El timorato mundo occidental y sus inservibles organismos internaciones continúan perdidos en el intrincado laberinto del apaciguamiento, no son capaces de percibir que únicamente la disuasión puede poner en vereda al Islam Nuclear, siguen insistiendo en antiguos errores y por ahora no supieron aprender de las dolorosas lecciones de la Historia.

El futuro de la humanidad

Estamos ya ante un verdadero y amenazante peligro de alcance planetario, ante una autentica usina de malas intenciones y de negros presagios para el futuro de toda la humanidad.

Si dentro de pocos años estalla un artefacto nuclear en Nueva York, en Madrid, en Paris o en Buenos Aires, será como consecuencia del acuerdo firmado hoy por Barack Obama y los países occidentales.

¿Quién nos asegura que si Irán tiene hoy su bomba atómica no la usara ya mismo?

¿Quién nos asegura que si Irán tiene hoy su bomba atómica no la transferirá también al Isis, a Al Kaeda, a Hamas o a la Hezbollah?

¿Quienes estarán dispuestos a detenerlo antes de que sea demasiado tarde?

¿El mundo civilizado estará haciendo uso de su natural derecho a sobrevivir?


Dr. Guido Maisuls