20 de junio de 2007

La Republica Sovietica Judia


De Wikipedia, la enciclopedia libre



 
 
La Provincia Autónoma Hebrea (Евре́йская автоно́мная о́бласть - Yevreyskaya avtonomnaya óblast; antiguamente) en Rusia es un óblast situado en el distrito federal del Lejano Oriente de Rusia, en la frontera con China. Tiene un área de 36.000 km² y una población de 190.915 (2002), de los cuales, sólo 1.2% es judío, el resto es principalmente ruso (casi un 90%) y ucraniano. El centro administrativo es Birobidján. La economía se basa en la minería ( oro, estaño, hierro y grafito) madera, agricultura limitada y manufactura ligera (principalmente textiles , y procesamiento de alimentos).

La República Autónoma Hebrea fue fundada en 1928 como el Distrito Nacional Hebreo. Fue el resultado de la política nacional de Vladimir Lenin, mediante la cual, cada grupo nacional que componían a la Unión Soviética recibiría un territorio en el cual tendría autonomía cultural en un marco socialista. En este sentido, fue también una respuesta a dos supuestas amenazas al estado Soviético: Judaísmo, que iba en contra del ateísmo oficial; y Sionismo, el cual iba en contra de la visión soviética sobre nacionalismo. La idea era crear una nueva Sión Soviética, donde una cultura hebrea proletaria podría crecer. El idioma oficial sería el Yiddish, en vez del idioma hebreo y unas nuevas arte y literatura socialistas reemplazarían la religión como máxima expresión de cultura.

La Teoría de Stalin sobre la Cuestión Nacional sostenía que un grupo sólo podía ser nación si tenían un territorio, y como no había un territorio judío, los Judíos no eran una nación y no tenían derechos como tal. Comunistas judíos argumentaban que la manera de resolver este dilema ideológico era creando un territorio judío, de ahí la motivación para formar un óblast autónomo judío. Políticamente hablando, era considerado deseable crear una patria soviética judía como una alternativa al Sionismo y a la teoría propuesta por Sionistas Socialistas como Ber Borochov que la Cuestión Judía se podía resolver creando un territorio judío en Palestina. De esta manera, Birobidzhan fue importante para propósitos propagandísticos como argumento en contra del Sionismo, que era una doctrina que rivalizaba con el Marxismo entre judíos izquierdistas. El impacto de la propaganda fue tan efectivo, que miles de judíos emigraron hacia Birobidzhan desde fuera de la Unión Soviética, incluyendo varios centenares desde Palestina que se habían ilusionado con la idea.

Con la perspectiva del tiempo, se puede decir que el experimento estaba condenado al fracaso desde el principio. Otra meta importante del proyecto de Birobidzhan, era incrementar el número de asentamientos humanos en el Lejano Oriente Soviético, especialmente a lo largo de la vulnerable frontera con China. En 1928, prácticamente no había asentamientos en el área, mientras que los judíos tenían raíces profundas en la parte occidental de la Unión Soviética, en Ucrania, Bielorrusia y la propia Rusia. De hecho, inicialmente habían propuestas de crear una República Soviética Judía en Crimea o en partes de Ucrania, pero estás fueron rechazadas por temor de antagonismo entre los no judíos de esas zonas.

La geografía y el clima de Birobidzhan eran extremos, y los nuevos pobladores tendrían que reconstruir sus vidas desde el principio. Algunos han proclamado que Stalin estaba también motivado por antisemitismo al seleccionar Birobidzhan: él quería mantener a los judíos tan lejos de los centros de poder como fuera posible. De todas formas, debe de reconocerse a su favor que los ucranianos y los crimeos estaban opuestos a que se creara un estado judío tomándose parte de su territorio, aunque la mayoría de los judíos soviéticos vivía allí y había muy pocas alternativas para el proyecto.

A pesar de las dificultades, un pequeño flujo de judíos comenzó a llegar. Para los 1930s , el Distrito Nacional Judío fue promovido al estatus de Región Autónoma y una propaganda masiva estaba ya ocurriendo para incitar a más pobladores judíos a mudarse allí. Algunos de estos avisos incluían los elementos típicos de la propaganda soviética del momento, la cual incluía posters y novelas en yiddish describiendo la utopía social allí. Otros métodos rayaban en lo estrafalario. Por ejemplo, volantes promoviendo Birobidzhan se tiraron desde un aeroplano sobre un barrio judío en Bielorrusia. En otra ocasión, una película en yiddish producida por el gobierno llamada Buscadores de la Felicidad, narraba la historia de una familia judía que había huido de la Depresión en los Estados Unidos para asentarse en Birobidzhan.

A medida que la población judía crecía, también creció el impacto de la cultura yiddish en la región. Un periódico en yiddish fue establecido, se creó una compañía de teatro y calles en la nueva ciudad fueron construidas y nombradas honrando a destacados autores yiddish, como Sholom Aleichem y Y. L. Peretz . Al mismo tiempo, se hicieron esfuerzos para adaptar la cultura rusa a la yiddish: el más notable de éstos fue el intento de reemplazar el alfabeto hebreo por el cirílico.

El experimento de Birobidzhan llegó a un alto a mediados de los 1930s, durante la primera campaña de expulsiones. Líderes judíos fueron arrestados y ejecutados y escuelas yiddish fueron cerradas. Poco tiempo después de esto, la Segunda Guerra Mundial trajo consigo enérgicos esfuerzos para eliminar a los judíos. Hubo un pequeño resurgimiento de la idea de Birobidzhan luego de la guerra como posible hogar para los refugiados judíos. Durante este tiempo, la población judía de la región alcanzó casi la tercera parte del total. Sin embargo, esfuerzos en este sentido terminaron con la aparición de una supuesta conspiración contra el liderazgo en la Unión Soviética, el establecimiento de Israel como un estado judío y la segunda ola de expulsiones poco antes de su muerte. Una vez más, líderes judíos fueron arrestados y se trató de erradicar la cultura yiddish— hasta una colección judaica en la biblioteca local fue quemada. Durante los años que siguieron, la idea de una comunidad autónoma judía fue olvidada por completo.

Algunos estudiosos del tema como Louis Rapoport, Jonathan Brent y Vladimir Naumov coinciden en que Stalin había diseñado un plan para deportar internamente a todos los judíos de la Unión Soviética hacia Birobidzhan, así como el había deportado internamente a otras minorías de Crimea y Alemania, forzando a miles dejar sus hogares.

Con el colapso de la Unión Soviética y nuevas políticas de emigración, la mayor parte de la población judía partió hacia Alemania e Israel. En 1991, la Provincia Autónima Hebrea fue elevada al estatus de República Autónoma, pero para cuando esto ocurrió, la mayoría de los judíos se habían ido del lugar y representaban menos del dos porciento de la población. A pesar de esto, el yiddish se enseña nuevamente en las escuelas, existe una publicación periódica en yiddish y todavía opera una estación de radio en yiddish.

1 comentario:

Jaime dijo...

éxcelente artículo
muy informativo.
siempre me llamó la atención la existencia de esta república judia en la frontera con china, ahora con lso datos del post me queda más claro las razones de su establecimiento.